TRASTORNO AFECTIVO ESTACIONAL Y LA RELACIÓN CON EL SOBREPESO

La melancolía que la poesía a veces adjudica al otoño y al invierno, o al contrario, la posterior alegría y esperanza producida por el regreso del buen tiempo y de los colores florales en primavera, tienen  una explicación científica. segu{i leyendo esta nota donde la lic. Pastore nos explica el TRASTORNO AFECTIVO ESTACIONAL Y LA RELACIÓN CON EL SOBREPESO.

DEFINICION

El trastorno afectivo estacional es una afección psiquiátrica, crónica y recurrente.

El trastorno afectivo estacional  (SAD , en ingles, seasonal affective disorder), se caracteriza por episodios recurrentes de depresión en ciertos meses del año que alternan con periodos de estado de ánimo normal el resto del año.  Las personas afectadas,  se deprimen durante el otoño y el invierno y se sienten mejor durante la primavera y el verano.

INCIDENCIA – PREVALENCIA

Las personas que padecen de melancolía invernal, hace que el trastorno cause que se cansen mas, sean menos productivos y más propensos a subir de peso durante los meses del invierno.

Estudios  indican que  quienes desarrollan el síndrome son individuos predispuestos, ya sea por razones genéticas, de género, (mujeres son casi el 80 %) biográficas, o influir estresores externos recientes.

Las mujeres son, por lo menos fisiológicamente  más  sensibles a ciertos cambios ambientales que los hombres y esta sensibilidad podría ayudar a explicar las altas proporciones de depresión en el sexo femenino.

Las hormonas  estrógenos y progesterona, exponen a las mujeres a un mayor riesgo a la depresión. El estrógeno establece indirectamente el estado de depresión preparando la respuesta del cuerpo frente a la tensión.

En momentos estresantes, las glándulas suprarrenales, segregan altos niveles de  cortisol que aumenta la actividad, entre otros, de los sistemas metabólico e inmune del cuerpo. A pesar de su importancia, el estrógeno y el cortisol no son las únicas hormonas involucradas en la depresión femenina y el estrés no es la única influencia medioambiental que domina más a las mujeres que a los hombres.

Los   hallazgos (Norman E. Rosenthal y col. del National Institute of Mental Health) indican que las mujeres podrían ser fisiológicamente más sensibles que los hombres a los cambios en la exposición a la luz y a la oscuridad. Estos investigadores se interesaron en un trastorno afectivo estacional (TAE), también llamado depresión del invierno, y en el papel desempeñado por la hormona melatonina en la enfermedad.

Luego, los investigadores se preguntaron si esta sensibilidad natural al cambio estacional día-longitud persistía cuando se les permitía a las personas continuar con sus horarios habituales y encender por la noche las luces artificiales, tal como lo hacían normalmente. Aquí se sorprendieron al encontrar diferencias genéricas.

Bajo condiciones de vida normal, las mujeres eran más propensas que los hombres a mostrarse sensibles a los cambios estacionales  en la longitud del día. En las mujeres la duración de la secreción nocturna de melatonina era más larga en invierno en que en verano; en los hombres no existía ninguna diferencia estacional.

EVOLUCIÓN

Este trastorno se caracteriza por la aparición de episodios repetidos de depresión, que pueden presentar los rasgos de episodio depresivo leve, moderado o grave. La edad de comienzo, gravedad, duración y frecuencia del trastorno depresivo puede ser muy variable. Suele tener una duración promedio de seis meses. La recuperación suele ser completa.  A menudo acontecimientos vitales estresantes son capaces de precipitar incidentes aislados.

CLÍNICA

Los síntomas son comunes a los del resto de los deprimidos: tristeza, falta de energía o motivación,  dificultades  de la concentración y toma de decisiones, hipersomnia,  dificultad para despertarse a la mañana, sentimientos de desesperación, culpa, ansiedad, disminución del impulso sexual, reducción de los contactos familiares y sociales, etc.

Pero además presentan  aumento importante del apetito, con picoteos compulsivos, con predilección por los hidratos de carbono y los dulces y un consiguiente incremento del peso.

 

CONCLUSIONES

Quizás no sea casual, si no causal que la aproximación del cambio estacional invierno-primavera, genere en la población y particularmente en las personas que presentan algún tipo de dificultad con su peso o hábitos alimentarios, el incremento en la búsqueda de soluciones para tratar  el tema en cuestión.

El abordaje de este tema sugiere reafirmar la necesidad de realizar en los pacientes que consultan por  alteraciones en el comportamiento alimentario,  sobrepeso, obesidad,  adiposidades localizadas, etc., una “entrevista efectiva”  disponiendo de un tiempo suficiente, conocimientos previos, una anamnesis dirigida hacia la interpretación de los síntomas del paciente, para poder interrelacionar comportamientos alimentarios y asociaciones con entidades clínicas y /o psiquiátricas como los trastornos afectivos. De esta manera hacer un diagnostico preciso y de mucha importancia el enfoque de un tratamiento interdisciplinario, donde se incluya necesariamente la interconsulta y/o derivación a otros profesionales que participan en el equipo terapéutico como   psiquiatras, psicólogos, etc.

En presencia de este paciente con diagnostico de TAE y sin él, debemos tener un enfoque preventivo, con el fin de educar  al paciente acerca de la “no estacionalidad” de la atención del sobrepeso y la  obesidad. Prevenir la reganancia de peso, actuando constantemente en su control y manejo. Es de vital importancia,  estar alertas e identificar cuales son los pacientes que necesitan de ese abordaje en especial y  trabajar con ellos,  con reforzamiento periódico de la motivación.

De esta manera las actitudes  deben estar enfocadas a  los pilares básicos en el tratamiento de la obesidad, con el  abordaje permanente e interdisciplinario.

Quien desee seguir la ciencia médica, de una manera directa debe primero investigar las estaciones del año y  lo que ocurre en ellas.

Hippocrates.

Dra. Liliana Pastore

M.P: 1615

No Hay Comentarios

Deja un comentario

Facebook
Twitter
YouTube
Pinterest
Instagram